Componer Música para dejar legado.

Hacer tú música, componer, es algo mágico, muy personal, algo único e inexplicable. En ello, se cruzan y se convive con esa ligera linea, qué por una parte nos proporciona la propia y extraordinaria acción creativa y emocional, a su vez, enfrentándonos y luchando con una realidad y situaciones del día a día común.                                Ésta sensacional y por otro lado dura tarea de componer y hacer tú música nunca fue fácil, en ninguna época, ni tampoco es algo qué esté al alcance de cualquiera. Quizás, sea eso lo que lo hace tan único, tan especial. 

 

 Cada músico, cada compositor es supuestamente libre para crear y realizar sus obras, y también en su intención sobre las mismas..., adónde... y cómo dirigirse.  Aparte de épocas, de medios o de posibles formatos que puedan existir o sean utilizados, al dedicarte a la composición musical propia, fundamentalmente hay dos maneras o dos tipos de hacer o crear Música y canciones. Una, es la qué se hace según lo que se lleva y / o esté impuesto por el negocio y la moda… , y la otra, es la qué se hace, es creada para dejar legado. A mi juicio creo que existe una gran y absoluta diferencia entre una y la otra. Cada cual verá..., y que tire por su camino.... El negocio musical es más rápido y espumoso ... el dejar legado es mas complicado y normalmente más complicado y austero  

                                                                                                                                                                                     

Siempre ha habido músicos y compositores, profesionales o no, que de manera bastante general, tienden a sobreplanificar todo en sus composiciones, y más aún en la música o canción comercial, donde se planea y controla todo lo que suceda al detalle. E incluso, en la mas reciente actualidad, algunos primero hacen cálculos de todo tipo, ya sea para ventas, en llegar a más audiencia, o en acciones mediáticas, de pose, imagen y sobre todo de marketing puro y duro. 

 

Por otra parte, en éstas últimas décadas, la industria y el negocio musical imperante lo está acaparando  todo, y gira mayoritariamente en torno a única figura  “el cantante de moda” convertido en una sensación mediática y en puro cálculo. Ultimamente, parece qué casi cualquiera puede aspirar a eso de  “querer ser o hacerse famoso en el mundo musical ” ya sea a golpe de pantalla o en estar en todas las redes sociales,  si además, se le echa jeta al asunto, o tengas posibilidades de colarte o en salir en el plasma televisivo, o si se cuenta o se tiene un buen padrino, eres dócil y haces sin rechistar aquello qué se demande.                                                                 Una música o canción idealizada, acomodada o impuesta por la moda suele ser normalmente algo bastante mas pasajero, fácilmente digerible para el oyente y quizás más rentable en el corto plazo.                                                               Por el contrario un música creada para dejar legado, qué no sea lo habitual, arriesgado, y qué encima exija de atención…, desde luego eso es otro cantar.       

A mi entender un verdadero compositor, un artista,  ha de buscar su sitio, y expresar su propia música, tratar de dejar su legado…, no dejarse arrastrar simplemente por la inercia impuesta,  por mera comodidad o en buscar solo la rentabilidad _ más bien la económica_.

 

 Lo mas importante, en mi opinión, es dejar en tu creación tú verdadera esencia personal, calidad artística y originalidad, acompañado de auténtica honestidad y del prestigio en tú trabajo. Eso entiendo qué es dejar legado. Es posible qué esta manera, el camino mas difícil,  no deje, a priori,  tantos beneficios económicos, pero, si será un fiel reflejo de tu música para dejar, al menos, ese legítimo legado.                                                             Esta acción tan determinante, en si misma, la hará seguramente única y perdurable, por si sola.                                                                                                         Por eso digo: La Música, tú música, cuando es verdadera… no miente. 

 

Antonio J. Martín. Composer. Sound designer.                                                                                                       


Write a comment

Comments: 0