La Cultura el bufón de la Corte.

En éstos tiempos difíciles de por si, encima, invadidos y confinados por la grave pandemia mundial sanitaria qué estamos viviendo, somos testigos, en pleno directo,  de cómo algunos sectores profesionales se han convertido en los imprescindibles,  siendo ensalzados y aplaudidos por todos. Cómo sabréis, me refiero a todos  los profesionales sanitarios,  de transportes, limpieza, farmacias, cuerpos de seguridad,  empleados de supermercados, agricultores, etc.

Ante ésta inédita situación de alarma general, nos hemos dado cuenta  "TODOS" de la gran importancia de éstos sectores, de su total necesidad para nuestro bienestar y para la sociedad entera.

 

Permitidme, referirme ahora, hacer hincapié, en otro sector, en el cuál me encuentro, dedicando vida, tiempo y energías, y qué al parecer, también ha sido aludido últimamente, seguramente, debido a el largo confinamiento masivo que estamos atravesando. Me refiero a el sector de LA  CULTURA , por,  su más que demostrado e indiscutible bien social y de entretenimiento para todas las edades y gustos. 

Muchas voces críticas, de todo tipo de artistas, profesionales, colectivos,  etc,  están poniendo su grito en el cielo y denuncia general ante el abandono sintomático que sufre siempre éste sector, por parte de organismos, administraciones mayoritarios e instituciones _ de todo signo_  de forma bastante generalizada, por desentenderse del mismo, en dejar a la intemperie o a la deriva, siempre qué ocurre algo,  a todos sus derivados, vertientes y a todo tipo de personas qué se dedican a ello o están, de alguna forma, involucradas en los mismos.

 

A mi modo de entender, La CULTURA, _ en éste país_ parece algo qué no es muy digno de ser, poco   apreciado en general, de poco valor añadido; algo, qué está siempre alrededor de nuestras vidas,  y qué es entendido, incomprensiblemente,  cómo de cierta gratuidad, de cierto desprestigio,  ante las demás profesiones  convencionales. Nada más lejos de la realidad.  

Con cierta indignación y lástima, comparo a éste sector,  cómo una especie de bufón, qué nos sirve a todos, nos hace reír, nos cuenta historias, nos hace soñar , etc, nos entretiene,  y qué pinta poco en la Corte. De repente, cuando vienen mal dadas, se le pega una patada, se le anula o se le expulsa fuera, a un cuarto oscuro, donde nadie le ve.., sufre en silencio,  y es apartado ante los ojos de los demás; hasta que de nuevo, les hace falta divertirse, echan de menos sus bufonadas, les hace falta escuchar sus historias...,  entretenerse, y entonces, se acuerdan de él, reclaman su presencia, se le saca de nuevo a escena.... hasta que algo pase o se le pegue una próxima patada.

 

Creo qué esto no es nada justo...,  no debería ser así. ¡¡ No os parece !!  

 

Parecer ser, qué la CULTURA cómo tal , y a "los del mundo cultural ", múltiples representantes, profesionales, trabajadores y otros tantos, ya se estén formando  o principiantes,  no importamos demasiado. Ha tenido que pasar ésta gran desgracia, con ésta infección mortífera masiva, para tener qué salir a reivindicar, acordamos, darnos cuenta, de la importancia absoluta de la Cultura, y de todos aquellos y aquellas que estamos relacionados con éste amplio sector; en un sentir y reafirmación, entiendo, de su clara necesidad y en falta cuando vienen mal dadas. 

 

¿ Se han planteado alguna vez_ todos y todas_  qué sería de nuestra sociedad, de nuestro mundo, sin La CULTURA ?. Imaginad por un momento, sin nadie qué se dedique a crear, sin nadie para entretenernos, a hacernos imaginar, a hacernos  soñar, sin escuchar música, sin bailar,  sin magos, sin circo, sin teatro, sin cine , sin.... , nada de entretenimiento ..... Creo qué sería imposible, algo inaguantable...insoportable. 

¿ Habéis pensado alguna vez qué sería de nuestras vidas sin compositores, sin músicos, sin poetas, sin actores, sin escultores, sin bailarines, sin coreógrafos, sin fotógrafos, sin cineastas, sin pintores, sin escritores, , sin....etc.,etc, etc....¿?. UN COMPLETO DELIRIO...,  UN VACÍO ENORME de VIDA.

 

En éstos largos días qué llevo de confinado, he escuchado, con cierto entusiasmo, qué en algunos países de nuestro entorno se ha colocado a la CULTURA  y por lo tanto, a los qué a ella se dedican y trabajan, cómo un bien de primera necesidad....  Todo un gran detalle...desde luego.

Aquí, en España, al estallido de toda ésta enérgica denuncia,  y ante reacciones, supongo, de los países vecinos, se están realizando "reuniones" con los mandatarios implicados y los agentes mayoritarios del sector... A ver si son capaces de sacar algo en claro, o solucionar ésta constante situación.

No sé..., poco espero, ojalá me equivoque. 

 

 ¿ A qué esto nunca pasa ni pasaría, por ejemplo, en el sector del Futbol general, en la Liga nacional ? . ¿ Por qué ?. Es evidente, qué ante los ojos de muchas administraciones, o responsables y entes empresariales, la Cultura y todos los de la Cultura, no tiene, no tenemos el mismo caché, ni parece qué les aportamos tanto para sus intereses, sus negocios y variados trapicheos mercantiles. 

 

Veo, percibo, qué para los de la Cultura, esto nunca evoluciona, nunca mejora,  siempre está igual.    Los pobres bufones, hombres y mujeres culturales, nos llevamos la peor papeleta, dejándonos, muchas veces inservibles, sin medios,  ni de recursos económicos básicos. Pasan los años, las legislaturas, todo permanece inalterable. Exceptuando a las grandes productoras, qué lo acaparan todo, junto con a los privilegiados de turno, a los enchufados, a los "famosos" de las multinacionales y a sus prototipos de plató y de videoclip. Por desgracia, para los demás del mundo cultural en general siempre se deambulan bajo mínimos, de forma bastante insuficiente y precaria si no andas afinado o afiliado. 

 

 Veo con cierta preocupación, cómo qué esta insensibilidad bastante generalizada, también se va contagiando con rapidez....,  y no nos damos cuenta de ello, o , qué poco nos importa.                                    Creo, qué si no es por una causa, será otro día por otra, o sino, por lo qué creo aún mas grave, por la INCULTURA de tantos, qué se adueñan de ella, la manejan a su antojo, y encima, malamente.   

 

Debemos poner fin, de una vez por TODAS, a éste constante mal proceder,  tan erróneo, tan avergonzarte. 

Permitidme desde aquí, desde mi humilde altavoz, poner ésta situación también en "estado de alarma"  y en llamar la atención, ante ésta causa e insensibilidad permanente,  a la qué nos vemos siempre abocados.

Apoyar a todos los artistas  y a sus amplios y diversos colectivos, en Música, Danza, Teatro, Cine, Literatura, Pintura, Escultura, etc, etc, y sobre todo, promover sus propuestas, ensalzar sus trabajos, esfuerzos, y desde luego, comprar su obras, ofrecer ese digno reconocimiento, e inversión creativa, de presente y de futuro.  

 

Amigos y amigas, responsables, dirigentes, deben cuidar, ayudar y proteger la Cultura sin condiciones, y con ello, a sus diversos colectivos y a todos los profesionales,  a todos los que la integran, sean del nivel qué sean, con dignidad y con su respecto, poniendo definitivamente al sector cómo se merece, en un bien de primera necesidad y en imprescindibles para toda nuestra sociedad. 

 

Antonio J. Martín. Composer. Sound artist. 


Write a comment

Comments: 0