El embrollo musical. La industria del facturar.

Vivimos tiempos de una absoluta globalización, tanto para bien cómo para mal.., aunque también, todo queda o está metido en un mismo saco global......; ya sean,  en dispositivos tecnológicos, en supuestas “mejoras de vida”, en temas sociales, de seguimiento incesante en redes sociales, repletos de “likes, visualizaciones y de followers de toda índole,_  muchos de ellos comprados con dinero_, por parte de marcas, multinacionales, por medios, etc.                                         Al final, nos encontramos  " de alguna forma " todos englobados, sometidos a un bombardeo constante sin precedente, casi obligado y de todo tipo;   divulgando a mansalva o dando cobertura únicamente  sus “promociones, cantantes  o productos comerciales” cómo auténticas novedades, de gran calidad, o en contenidos amañados listos para la masificación, destinados para consumir a todo trapo. 

 

 Desde el panorama musical y sobre todo, en él "género de la canción”  ésta “globalización centralizada", y tan autoritaria, por parte de multinacionales discográficas y en medios bastante generalizados  _ ya sean en radios y Tv convencionales  principalmente _ o por productoras afines,  muestran, someten, y dan cobertura, diría yo, sólo lo qué “ESTOS” quieren, estimen o les  interesen…., dejando a oscuras, casi sin salida, sin apenas altavoz y fuera de cobertura a otras vertientes creativas, o nuevas  “músicas de mayor calidad", más innovadoras u a otros artistas musicales” en general, qué no "hagan" o produzcan lo qué "ellos" demanden, o no sea lo convencional, ....o quede establecido por "ésas industrias"  globales. 

 

Éste modo instaurado, por desgracia, desde hace bastante tiempo, propulsado por “éstos gigantes corporativos y medios afines "comprados y globalizados”, a mi entender, están dando absoluta prioridad descarada a su propia comercialización de sus contenidos y productos, a ciertos "estilos de canciones", muchas de ellas de baja o muy baja calidad musical_   y,  a sus variopintos “cantamañanas” de turno, pues, sólo saben posar, tirar de "imagen, esbozando letras impostadas, simplonas, más de lo mismo, y encima, se les denomina “artistas”...,o, cómo Música.

 

En mi opinión, por desgracia, en estos últimos tiempos , a todo género / negocio musical se le llama MÚSICA. ¡¡ Qué bien queda no !!. Menos mal, qué  hay muchos tipos de "músicas", la buena, la regular y la mala.., también  las originales, las genuinas,etc, y desde luego, las oportunistas,  las totalmente mediáticas o las llamadas comerciales hechas a medida.                                                _Recordar, a todos aquellos que no lo sepan, o lo puedan desconocer, qué la CANCIÓN es un género musical, dentro de la MÚSICA_ y su principal función es la de escribir letras y contar "historias".

 

 

Todo éste engranaje compuesto entre  / industrias / medios / codicia / facturar / ésta conduciendo a una peligrosa  “incultura general”, y "miopía musical" bastante generalizada, dirigida a una masificación absolutista, y en muchos aspectos, desprovista de una falta sustantiva de criterio musical, de oídos para sordos, pues, sólo se decide, sale en “las pantallas”,  se promociona, se muestra,  lo que éstos " mayoritarios poderosos" deciden o pretenden. 

 

 

Ésta  "INDUSTRIA del FACTURAR " se ha apropiado totalmente del concepto, de la palabra sustantiva de la "MÚSICA" cómo ARTE, cómo obra musical.  Parece ser, qué todo es música, se le llama Música; y han  convertido_ el género de la canción_ en absoluto negocio / producto / ventas_ . Además, para llevárselo del todo, se establecen e imperan los conciertos mayoritarios, para todos los públicos, masivos..., llamándoles  "FESTIVALES de Música"....los hay de todo tipo, a elegir, e incluso, se han inventado también para "las familias"...._ Llévate a tus hijos pequeños de festival_  Descaradamente sólo se persigue el facturar y facturar, del oyente, de los asistentes, de todos.., sacarles el dinero, hasta por una botella de agua... obligándoles a consumir más dentro del propio recinto; a parte claro, de pagar una elevado precio por la entrada. 

 

 

 A mi entender, esto definitivamente  arruina una parte de la Cultura de forma general..,.. también la creativa y musical, y  muy posiblemente, arruinan a una gran mayoría de creadores verdaderos, de compositores y artistas genuinos / vocacionales, quedando así  casi sepultados / escondidos / desaparecidos ante una extensa amalgama de mediocridad creativa / artística, lleno de oportunistas.

 

 En todo éste embrollo musical, de forzosa u obligada sumisión, del acatamiento implantado por los poderosos de siempre, mimetizan sus fines lucrativos, apartan, anulan y esconden lo qué no les interesa, e imponen _ sus productos / cantantes de moda _ a través de su marketing manipulado, con grandes presupuestos amañados, con descaro y sin escrúpulos,  aprovechándose de su situación, abanderando y apoderándose de una expresión artística universal , cómo es la " MÚSICA"

 

Antonio J. Martín.  Composer. Sound Artist.

 


Write a comment

Comments: 2
  • #1

    Johnny G (Thursday, 17 October 2019 02:05)

    Hola Antonio J. Martín me ha parecido bastante apegado a la verdad el artículo, a pesar de muchos puedan creer que con redes sociales y medio de difusión como youtube y otros a la mano de todos, las grandes discográficas han perdido poder e influencia, eso es totalmente falso.

    Tanto hoy como en el pasado siguen manteniendo el control de lo que se difunde masivamente, tienen un capital gigantezco para gastarlo en marketing (comprar likes, views, hacer videos etc), pueden poner a circular por millones lo que crean que puede darles dinero. Basta con busca la palabra "música" en google, y los primeros resultados son de artistas pop de Warner/Universal/Sony.

    Así que el asunto no ha cambiado nada (excepto los medios de distribución), éstas multinacionales lo siguen controlando prácticamente todo.

    Saludos

  • #2

    Verónica (Friday, 18 October 2019 14:04)

    La incómoda verdad.
    Desgraciadamente esto de "ver negocio en todo" se extiende a el ámbito de la cultura por completo e incluso al de la educación. Lo que desconozco es si esto es imparable o conseguiremos abrir los ojos a tiempo...